sábado, 29 de abril de 2017

Einstein y México

Einstein y México
Mexicanos contemporáneos de Einstein estudiaron su teoría.
Bajo la influencia de G.D. Birkhoff se propuso una teoría alternativa.
Carlos Graef el más grande gravitacionista mexicano.
Hoy, varios relativistas, astrofísicos y cosmólogos mexicanos trabajan
en la investigación y/o la enseñanza.
En México se estudia a Einstein
El profesor Albert Einstein viajó a América del Sur pero nunca visitó México. Sin embargo, en México se ha estudiado su teoría durante décadas. Ha habido, y hay, varios gravitacionistas. En su época, mexicanos ilustres lo trataron y discutieron su teoría personalmente con el profesor Einstein. En el presente, se trabaja en varios aspectos de la física teórica, la teoría de la relatividad general, la astrofísica y la cosmología, tanto en la enseñanza como en la investigación.

En diversas instituciones se estudian interesantes temas, tales como, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Universidad de Sonora (Unison), Universidad e Guanajuato (UG), el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Instituto de Astrofísica, Optica y Electrónica (INAOE) de Tonanzintla, y el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ) de Salazar, entre otros centros de investigación y enseñanza.

A la fecha, varios relativistas, astrofísicos teóricos y cosmólogos trabajan intensamente, lo mismo que una pléyade de matemáticos mexicanos. Pero, los doctores Manuel Sandoval Vallarta, Carlos Graef y Alberto Barajas fueron pioneros de altos vuelos. Tal vez, el más destacado gravitacionista mexicano ha sido el doctor Carlos Graef Fernández. También tiene un lugar el doctor Jerzy Plebanski, originario de Polonia.
Marietta Blau
En 1938, en plena persecución nazi hacia los judíos, Einstein solicitó al gobierno mexicano, presidido por Lázaro Cárdenas, que se le otorgara asilo y trabajo a la física austriaca Marietta Blau.

“Le ruego averiguar por conducto de su amigo Peter si en México puede encontrarse algún empleo para una doctora en física, de talento extraordinario, que tiene que salir de Viena por ser judía. Está especializada en radiactividad experimental, y las tesis que aparecen en este campo son dirigidas por ella (...) le ruego consultar a su amigo si tal vez México ofrezca una oportunidad para la señorita Blau”, escribió Albert Einstein a un profesor llamado “Cuchy” (cuya identidad se desconoce) para contactar al mencionado doctor “Peter”, del cual sólo se sabe que era profesor de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), del Instituto Politécnico Nacional. (Barba & Macedo 2005).

La doctora Blau llegó a México y fue adscrita a la Sección de posgraduados de la Escuela de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) del Instituto Politécnico Nacional (IPN). Se le otorgó un nombramiento como profesora de tiempo completo. Pero, Blau sentía que no había las condiciones adecuadas para hacer ciencia.

En 1941, Einstein volvió a escribir al gobierno mexicano reafirmando lo expresado por Blau. “Aunque trabaja en México como profesora desde hace tres años, no ha conseguido aún las condiciones necesarias para realizar sus investigaciones”. Entonces, el maestro solicitó “algunas condiciones más favorables para la realización de su trabajo, que podía ser de invaluable servicio al país”.

Parece que el maestro no fue escuchado. El caso es que, en 1944, Marieta Blau se fue de México, estuvo en Nueva York y, en 1960, regresó a Viena. Murió en 1970.
Carlos Graef
Extraordinario y brillante
El doctor Carlos Graef Fernández nació el 25 de febrero de 1911, en Guanaceví, Durango. Se fue en la Ciudad de México, en febrero de 1988.

En una semblanza del doctor Graef, realizada por su amigo el doctor Alberto Barajas Celis (1989), éste recordó varios momentos de su vida y obra, como los ocurridos en el primer congreso científico realizado en México, que tuvo lugar en Tonanzintla, Puebla.

"¿No cree usted que Carlos fue una estrella del simposio?", me preguntó el gran matemático George David Birkhoff al terminar el congreso que se realizó para inaugurar el Observatorio Astrofísico de Tonantzintla. "Sin la menor duda", asentí. Recuerdo que las personas que se habían comprometido con el director Luis Enrique Erro a traducir los trabajos científicos extranjeros por alguna razón no llegaron a tiempo. Erro le pidió a Graef que lo ayudara en la emergencia encargándose de la traducción. Habló en Inglés el primer conferenciante y Graef lo escuchó atentamente sin interrumpirlo. Al terminar la exposición hizo una síntesis muy precisa del trabajo, subrayó las conclusiones más interesantes, intercaló comentarios ingeniosos y amplió explicaciones sobre gráficas y diagramas”.

“Al cabo de algunas horas de esta manera inesperada de traducir, el doctor Harlow Shapley, no pudo contenerse e interrumpió la sesión para decir: "Estamos asombrados de la transformación que sufre un trabajo cuando Graef lo vierte al español. Se vuelve más brillante y más comprensible; como si el traductor conociera el artículo mejor que el autor".
Destacado científico mexicano
El doctor Barajas refirió como fue que se unieron al trabajo del doctor G. D. Brikhoff.

“Birkhoff, impresionado por el talento de Graef, aceptó con gusto la invitación que le hizo el Instituto de Matemáticas para venir a trabajar en 1943. Guiados por él, Roberto Vázquez y Francisco Zubieta construyeron el primer continuo lineal y homogéneo que se conoce, además del de los reales; con Javier Barros Sierra intentó un nuevo camino en geometría diferencial, partiendo de propiedades globales; con Graef y conmigo trabajó en la teoría de la gravitación que había presentado en México en 1942. Nuevamente lo sorprendió Graef al resolver el difícil problema de los dos cuerpos en dicha teoría. Seguramente pensando en esta hazaña Birkhoff se refería a mi ilustre amigo como el " poderoso matemático Carlos Graef". También la explicación que dio Graef de la curvatura de los rayos luminosos y del corrimiento hacia el rojo de las rayas espectrales le pareció a Birkhoff preferible a la que él presentó originalmente. Entusiasmado Birkhoff con el éxito de su visita a México, invitó a Graef como profesor de relatividad y gravitación a la Universidad de Harvard. El curso fue un gran éxito” (Barajas 1989).

El significado de la obra de don Carlos lo expresó el doctor Barajas como sigue. “Graef significa una nueva época, una filosofía de la vida, una forma de la alegría, una nueva actitud mental ante la ciencia. Creo que la idea de las generaciones, oleadas de la humanidad cada quince años, nos ayuda a situarlo. Sotero Prieto es indudablemente el maestro al que se debe el desarrollo moderno de las matemáticas y la física. Sotero pertenece a la generación de Antonio Caso, José Vasconcelos, Alfonso Reyes, Diego Rivera. Quince años más jóvenes aparecen en literatura y filosofía, los integrantes del grupo contemporáneos, con José Gorostiza, Salvador Novo, Jaime Torres Bodet, Samuel Ramos, Jorge Cuesta... y en matemáticas Alfonso Nápoles Gándara, Manuel Sandoval Vallarta, Mariano Hernández, Antonio Suárez. Quince años después surge Carlos Graef. Son sus contemporáneos Nabor Carrillo, Alberto Barajas, Ernesto Rivera, Bruno Mascanzoni, Miguel Urquijo, y literatos y sociólogos como Octavio Paz, Fernando Benítez, Arturo Arnáiz, José Iturriaga, Leopoldo Zea, Jorge Carrión”.

Los doctores Graef y Barajas se habían iniciado, en 1931, en el estudio de la ingeniería petrolera pero prefirieron seguir las matemáticas. Ambos fueron discípulos de Sotero Prieto, uno de los grandes matemáticos mexicanos de todos los tiempos junto con Alfonso Nápoles.

En 1940, el doctor Graef se doctoró en el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) con un trabajo intitulado “Orbitas periódicas en la rotación cósmica primaria” (Bol. Soc. Mat. Mex. V. I (3) 1), tema propuesto por el doctor Manuel Sandoval Vallarta, según el cual una emisión abundante de partículas cargadas provenientes del Sol puede causar perturbaciones magnéticas. En este trabajo, el doctor Graef abordó, por primera vez, un problema de ecuaciones diferenciales en tres dimensiones. “Un resultado principal, que todas las trayectorias periódicas cortan al ecuador magnético, quedó comprobado años mas tarde cuando se descubrieron las bandas de Van Allen, los cinturones mortales de rayos cósmicos que rodean a la Tierra, tan importantes para los astronautas”, según explicó el doctor Barajas.
El más grande gravitacionista
El doctor Graef ocupó diversos cargos académicos e institucionales. Fue gobernador del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en representación de México. En 1955, participó en la formulación de la Ley que creo a la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CNEN). Cuando se redactó el Tratado de Tlatelolco para la proscripción de armas nucleares en América Latina, el embajador Alfonso García Robles, futuro Premio Nobel de la Paz, se apoyó en el conocimiento y consejos del doctor Graef. Fue director del Instituto de Física, de la Facultad de Ciencias de la UNAM, asesor científico de la CNEN, del Instituto Nacional de Energía Nuclear (INEN) y del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ), así como gerente del Ciclo de Combustibles Nucleares de Uranio Mexicano (Uramex). Creador del Instituto de Matemáticas de la UNAM; de la Sociedad Mexicana de Física, de la Sociedad Mexicana de Matemáticas, del Observatorio Astronómico de Tonanzintla, del laboratorio del acelerador de partículas Van de Graaff y del laboratorio de ultracentrífugas de la CNEN, luego INEN e ININ.

Pero los trabajos más importantes del doctor Graef fueron en la gravitación. En 1970 fue reconocido con el Premio Nacional de Ciencias de México. Los doctores Graef, Barajas y Sandoval Vallarta trabajaron en la Teoría de Gravitación de Birkhoff bajo su propia dirección. Con esta influencia el doctor Graef estudió el problema de los dos cuerpos, dentro de la Teoría de Gravitación de Birkhoff. Esta fue una teoría alternativa a la de Einstein y se planteaba establecer leyes sobre el espacio-tiempo y la gravitación.

Entre otros trabajos del doctor Graef en esa época están los indicados en las presentes referencias. Pero, además, fue un extraordinario maestro, sus clase se recuerdan con emoción y admiración. Los apuntes de sus lecciones son de colección por precisos, ordenados, profundos y sencillos a la vez. Su manera de explicar, matemáticamente, la Teoría de Relatividad General era, simplemente, única.

Como amigo, el doctor Graef fue una extraordinaria persona y, como tal, de alta estima por su interés en México y sus problemas, principalmente en el sector de la energía. Durante mucho tiempo, estuvo relacionado con la energía nuclear y fue un decidido defensor de la soberanía nacional en la materia.

En 1949, participó en el decreto que consideraba reservas nacionales a los minerales de uranio. Fue uno de los creadores de los organismos nucleares de México, desde la Comisión Nacional de la Investigación Científica (CNIC), adscrita a la UNAM, y sus posteriores transformaciones como CNEN, INEN e ININ. En 1968, puso la primera piedra del Centro Nuclear de Salazar.
Defensor de la soberanía energética de México
En 1977-78, los doctores Carlos Graef y Alberto Barajas, junto con otros investigadores, apoyaron la lucha de los trabajadores nucleares del SUTINEN (Secciones Nucleares del SUTERM). Directa y personalmente, el doctor Graef intervino ante el gobierno de la República para manifestar el absoluto rechazo a la división del INEN y a la privatización del uranio mexicano del cual se pretendía una desmedida exportación que sería legitimada por la ley.

Los doctores Graef y Barajas fueron nuestros amigos, en la época de los nucleares de la Tendencia Democrática que, en 1974, logramos la última propuesta positiva a la Constitución política del país. En 1974, propusimos que, al igual que en materia de petróleo y de energía eléctrica, corresponde a la Nación el dominio sobre la utilización de los combustibles nucleares para la generación de energía nuclear. Esto se agregó como párrafo 7º. al artículo 27 Constitucional, adicionando que, en México, la energía nuclear solo podrá tener aplicaciones pacíficas (Bahen 1979a).

Los materiales radiativos, se elevaron a una categoría similar a los hidrocarburos en el párrafo cuarto del mismo artículo 27. Tanto, la energía nuclear como las actividades con los minerales radiativos, se consideraron estratégicas, a cargo exclusivo del Estado, según quedó registrado en el párrafo cuarto del artículo 28 constitucional.

En 1977, como resultado de la lucha de los trabajadores nucleares y la sensibilidad de algunos legisladores se “congeló” la iniciativa privatizadora nuclear y, en 1978, luego de un intenso debate nacional, se aprobó la primera Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional en Materia Nuclear (Ley nuclear), misma que recogió la mayoría de las propuesta que hicimos los trabajadores, y los investigadores encabezados por el doctor Graef.

La propuesta de los investigadores Carlos Graef, Alberto Barajas, Armando López, Mario Vázquez, Arnulfo Morales, Ariel Tejera y otros fue una sola, en la misma frecuencia de los nucleares de la Tendencia Democrática movilizados: defender la soberanía energética de México. Como resultado, junto con otros sectores sociales mexicanos, impedimos la privatización del uranio. En la Ley nuclear que fue aprobada, la privatización fue, sencillamente, eliminada de manera total y explícita del texto legislativo (Bahen 1979b).
Alberto Barajas
El doctor Barajas contaba la anécdota que ocurrió en la escalinata del Palacio de Minería de la Universidad Nacional, recordada por Bracho & Montejano (1994).


“- Entonces qué Carlos: ¿nos dedicamos a las matemáticas?


“- Pues órale, Alberto: nos dedicamos a las matemáticas”.


Eso platicaba el doctor Barajas, con su simpatía inherente, cuando explicaba los inicios de él y su amigo en el campo de la ciencia, en aquel 1931, cuando no existían las carreras ni de física ni de matemáticas y la ciencia mexicana estaba por hacerse. “Quién iba a pensar –decía él mismo- en aquel momento que apenas quince años después estaría yo discutiendo sobre mi investigación con el mismísimo Einstein en su cubículo de Princeton''.

El doctor Alberto Barajas fue un entusiasta impulsor de la construcción de la Ciudad Universitaria en los 50s. También, fue director de la Facultad de Ciencias, coordinador de la Investigación Científica de la UNAM y presidente del Consejo Consultivo de la CNEN, entre otros cargos. Algunos de los trabajos de la época del doctor Barajas se indican en las presentes referencias.

“La tradición de la transmisión oral de las matemáticas tiene en el Maestro Barajas a su máximo exponente en México. Sus clases han influenciado a todas las generaciones de matemáticos mexicanos. Son un modelo de perfección y precisión. El gusto por el quehacer matemático, el placer en el razonamiento justo, la belleza de las ideas, la voluptuosidad de las palabras y la quimera de la sabiduría, se aparecen para jugar y revolotear en cada una de sus exposiciones. Barajas es la pieza clave en el aprecio que se le da en México al arte de hacer --o recrear-- matemáticas en el pizarrón. Aprecio que llega al grado de que los matemáticos mexicanos son reconocidos internacionalmente por la excelencia de sus exposiciones” (Bracho & Montejano 1994).
Manuel Sandoval Vallarta
El doctor Manuel Sandoval Vallarta fue un destacado científico mexicano del siglo XX, relacionado con la ciencia contemporánea, incluyendo desde luego la Teoría de la Relatividad de Einstein, de quien fue contemporáneo, y la energía nuclear de la que fue pionero en México.

Nació en México, D.F., el 11 de febrero de 1899; murió en la misma ciudad el 18 de abril de 1977. Durante su estancia en la Escuela Nacional Preparatoria (1912-1916), la influencia del ingeniero Sotero Prieto lo hizo interesarse en las ciencias exactas. Estudió después en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), donde obtuvo los grados de bachiller (1921) y doctor en ciencias, especializado en física teórica (1924). Becado por la Fundación Guggenheim (1927-1928) llevó cursos adicionales de física en Berlín y Leipzig, bajo la guía de Einstein, Planck, Schrödinger, Heisenberg y Debye. (Fuente: www.elcolegionacional.org.mx)

“De 1923 a 1946 ocupó los cargos de profesor asociado, adjunto y titular en el MIT y de profesor visitante en la Universidad de Lovaina, Bélgica; fueron alumnos suyos, entre otros, los físicos J. Stratton y R.P. Feynman (Premio Nobel). Ingresó en El Colegio Nacional el 8 de abril de 1943 como miembro fundador. A partir de 1943 distribuyó su tiempo entre el MIT y la Facultad de Ciencias y el Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Se radicó definitivamente en la capital de la República en 1946. Impulsó el desarrollo de la investigación científica nacional, aunque ya desde el MIT había dirigido el trabajo doctoral de varios jóvenes mexicanos, entre ellos Alfredo Baños y Carlos Graef Fernández. Sandoval Vallarta publicó alrededor de 60 trabajos, principalmente sobre métodos matemáticos, mecánica cuántica, relatividad general y, a partir de 1932, rayos cósmicos.

“Premio Nacional de Ciencias Exactas (1961). Propuso la teoría de la radiación cósmica, junto con el físico y abate belga George Lemaître conocida como teoría Lemaître-Vallarta.

“Sandoval Vallarta fue presidente y vocal de la Comisión Impulsora y Coordinadora de la Investigación Científica (1943-1951) y del Instituto Nacional de la Investigación Científica (1951-1963), director del Instituto Politécnico Nacional (1944-1947), miembro de la Junta de Gobierno de la UNAM (1946), subsecretario de Educación Pública (1953-1958), vocal de la Comisión Nacional de Energía Nuclear (1956-1972) y subdirector científico del Instituto Nacional de Energía Nuclear (1972-1977). Falleció en México, D.F., el 18 de abril de 1977”.
Jerzy Plebañski
Nació en Varsovia, Polonia, el 7 de mayo de 1928 y llegó a México en 1973. El doctor Plebañski estuvo adscrito al Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del IPN y se le reconoce por haber representado a “una de las tres escuelas que dieron solución exacta a las ecuaciones de Einstein” conocidas como las “autoduales en la relatividad general compleja”. Existen aplicaciones en la física teórica conocidas como “Ecuaciones de Einstein-Plebañski” (Vargas 2005).

En la década de los 50s, Plebañski trabajó con Leopold Infeld, uno de los fundadores de la mecánica cuántica, a su vez colaborador directo de Einstein durante muchos años. Algunos de los trabajos desarrollados con Infeld fueron sobre algunas generalizaciones de la electrodinámica no lineal y el problema del movimiento en relatividad general. Jerzy escribió un libro intitulado Movimiento y Relatividad.
En México, Plebañski fundó el departamento de física del Cinvestav y se dedicó al desarrollo de la Teoría General de la Relatividad de Einstein. Entre otros trabajos, realizó la “clasificación del tensor de materia en relatividad general” y las ecuaciones diferenciales no lineales conocidas como la “primera y segunda ecuaciones celestes de Plebañski” y la “ecuación hiper-celeste” (Galán J. 2005).

Sus artículos más importantes fueron sobre las ecuaciones de Einstein y Einstein-Maxwell, incluyendo especialmente la estructura de las ecuaciones diferenciales en sí, soluciones exactas, representación espinorial y de formas diferenciales complejas, clasificación y espacios-tiempo complejos (''cielos'') (Bretón 1995).

El doctor Plebañski falleció en la Ciudad de México, el 24 de agosto de 2005.
Referencias
Bahen D. 1979a, Petróleo, Uranio y Gas y Antimperialismo,
Secciones Nucleares del SUTERM.
Bahen D. 1979b, La Lucha por la Ley Nuclear,
Secciones Nucleares del SUTERM.
Barajas A. 1944, La Teoría de la Gravitación de Birkhoff
y la Teoría de Einstein para Campos Débiles
,
Bol. Soc. Mat. Mex. I (4-5), 41.
Barajas A. 1945, Sobre el Principio de Equivalencia de Einstein,
Bol. Soc. Mat. Mex. III (3), 51.
Barajas A., Vázquez R. 1945, Un Teorema relacionado con una Conjetura de George
D. Birkhoff
, Bol. Soc. Mat. Mex. III (3-4),61.
Barajas A. 1989, Contacto 4 (1), 2.
Barba A., Macedo C. 2005, en El Universal on line, www.el-universal.com, 11 enero 2005.
Bracho J., Montejano L. 1994, Barajas: El Hacedor de Sueños, Bol. Soc. Mex. Fís. 8 (3), 107.
Bretón N. 1995, Gen. Rel. and Grav. 27.10.13.
Galán J. 2005, en La Jornada, www.jornada.unam.mx, 27 agosto 2005.
Graef F.C. 1944, Orbitas Periódicas de la Radiación Cósmica, Bol. Soc. Mat. Mex. I (3), 1.
Graef F.C. 1944, El Movimiento de los Dos Cuerpos en la Teoría
de Gravitación de Birkhoff
, Bol. Soc. Mat. Mex. I (4-5), 25.
Graef F.C. 1945, La Expansión del Universo en la Teoría de Brikhoff,
Bol. Soc. Mat. Mex. III (3), 43.
Graef F.C. 1948, Principios de Conservación de la Teoría
de la Gravitación de Birkhoff, Bol. Soc. Mat. Mex. V (1-4).
Vargas A. 2005, en La Jornada, www.jornada.unam.mx, 26 enero 2005.
Diálogo entre Albert Einstein y Carlos Graef:
-"Oh, Graef", dijo Einstein, "el fotón, si bien es un corpúsculo, no es como un guijarro que usted pueda arrojar por la ventana, Hay una gran diferencia entre mis fotones y las partículas de Newton".

- "Prof. Einstein", repuse, "el fluido de Birkhoff aunque es un líquido no puede beberse como Coca-Cola. Hay una enorme diferencia entre el fluido perfecto de Birkhoff y un líquido real". En ese momento descubrí que nuestros puntos de vista eran irreconciliables.

Einstein se puso de pie y con un gesto de naturalidad me palmeó los hombros. "Graef", dijo amablemente, "Usted nació rebelde. Le deseo suerte. Hasta luego". Y me dio la mano afectuosamente.


Fuente: Contacto 4 (1), 2 (1989).

Semblanza de Carlos Graef.
Por: Alberto Barajas.
Nota de Redacción
Una vez que decidimos que parte de este número estuviera dedicado al Dr. Carlos Graef, pensamos que nadie más adecuado que su amigo y compañero el Dr. Alberto Barajas podría hacer una semblanza del Dr. Graef. Sin embargo, no fuimos los primeros en pensarlo. Cuando nos acercamos a pedirsela nos dijo que ya había hecho una, en vida del Dr. Graef, y que no cambiaría mucho el contenido si hiciera otra. Por lo cual con mucho gusto reescribimos esta semblanza.

Para practicar el arte de la frustración no conozco mejor ejercicio que tratar de describir a Graef. Cuando el doctor Renero me invitó a escribir una semblanza del famoso universitario mi reacción instintiva fue negarme enérgicamente; no llegué a hacerlo porque creo que nadie ha tenido el privilegio, como yo, de verlo en acción durante tantos años y tan cercanamente. Graef ha sido un espectáculo que he disfrutado, observando, analizando y tratado inútilmente de explicarme. Me sigue causando la misma sorpresa que la primera vez que lo oí, hace cincuenta años, disertando sobre la teoría de los números en la Academia de Ciencias Antonio Alzate. Dotado de pulmones poderosos, sus órganos de fonación parecen prolongación directa de su mente. El don de convertir pensamientos claros en palabras claras, fáciles de escuchar y de entender, lo ha caracterizado desde su adolescencia como un expositor insuperable.
"¿No cree usted que Carlos fue una estrella del simposio?", me preguntó el gran matemático George David Birkhoff al terminar el congreso que se realizó para inaugurar el Observatorio Astrofísico de Tonantzintla. "Sin la menor duda", asentí. Recuerdo que las personas que se habían comprometido con el director Luis Enrique Erro a traducir los trabajos científicos extranjeros por alguna razón no llegaron a tiempo. Erro le pidió a Graef que lo ayudara en la emergencia encargándose de la traducción. Habló en Inglés el primer conferenciante y Graef lo escuchó atentamente sin interrumpirlo. Al terminar la exposición hizo una síntesis muy precisa del trabajo, subrayó las conclusiones más interesantes, intercaló comentarios ingeniosos y amplió explicaciones sobre gráficas y diagramas.
Al cabo de algunas horas de esta manera ineperada de traducir, el doctor Harlow Shapley, no pudo contenerse e interrumpió la sesión para decir: "Estamos asombrados de la transformación que sufre un trabajo cuando Graef lo vierte al español. Se vuelve más brillante y más comprensible; como si el traductor conociera el artículo mejor que el autor".
Birkhoff, impresionado por el talento de Graef, aceptó con gusto la invitación que le hizo el Instituto de Matemáticas para venir a trabajar en 1943. Guiados por él, Roberto Vázquez y Francisco Zubieta construyeron el primer continuo lineal y homogéneo que se conoce, además del e los reales; con Javier Barros Sierra intentó un nuevo camino en geometría diferencial, partiendo de propiedades globales; con Graef y conmigo trabajó en la teoría de la gravitación que había presentado en México en 1942, Nuevamente lo sorprendió Graef al resolver el difícil problema de los dos cuerpos en dicha teoría. Seguramente pensando en esta hazaña Birkhoff se refería a mi ilustre amigo como el " poderoso matemático Carlos Graef". También la explicación que do Graef de la curvatura de los rayos luminosos y del corrimiento hacia el rojo de las rayas espectrales le pareció a Birkhoff preferible a la que él presentó originalmente. Entusiasmado Birkhoff con el éxito de su visita a México, invitó a Graef como profesor de relatividad y gravitación a la Universidad de Harvard. El curso fue un gran éxito.
Los adjetivos, ¿verdad Borges?, suponen experiencias compartidas. La palabra amarillo es un misterio para quien no ha visto nunca una moneda de oro o crepúsculo. Decir que Graef es notable por su inteligencia, su generosidad, su simpatía, su energía vital, corre el peligro de simplificarlo a mero ejemplo del favoritismo de los dioses. No fue seguramente para consentirlo que lo eligieron las deidades, sino para que realizara en México una tarea que requería de pasión científica, fuerza intelectual, lucidez y fervor nacional en dosis extraordinarias. La vida es un hecho misterioso que se debe al azar, al destino y al carácter. El acontecimiento Graef no se puede decir en pocas palabras y en espacio mínimo. Es necesario algún esfuerzo para situarse en el punto de vista que permita ver la realidad que este genio ha sido; pertenece a los creadores de nuevos cauces donde corre más libremente la vida humana. Innovador de nacimiento, ha sido original sin proponérselo. Campeón estudiantil de tres mil metros planos, valiente clavadista, resistente remero, sorprendía a sus alumnos compitiendo con ellos en la barra fija que alguna vez se instaló en el patio de la preparatoria. Lector incansable y paciente caminante, su curiosidad lo ha llevado por todos los libros y por todos los caminos. Matemático, físico, filósofo, dectectives, franciscanos del siglo XVI, ladrones de tumbas egipcias, escritoras de tenue virtud, han enriquecido su imaginación y pulido su espíritu. Pocos músicos, creo. Parece que su sentido plástico es mucho mayor que el musical. Mexicano rubio, se han mezclado en su sangre las más improbables características que le trasmitieran Gudelia Fernández Espinosa y Carlos Graef Ziehl.
Graef significa una nueva época, una filosofía de la vida, una forma de la alegría, una nueva actitud mental ante la ciencia. Creo que la idea de las generaciones, oleadas de la humanidad cada quince años, nos ayuda a situarlo. Sotero Prieto es indudablemente el maestro al que se debe el desarrollo moderno de las matemáticas y la física. Sotero pertenece a la generación de Antonio Caso, José Vasconcelos, Alfonso Reyes, Diego Rivera. Quince años más jóvenes aparecen en literatura y filosofía, los integrantes del grupo contemporáneos, con José Gorostiza, Salvador Novo, Jaime Torres Bodet, Samuel Ramos, Jorge Cuesta... y en matemáticas Alfonso Nápoles Gándara, Manuel Sandoval Vallarta, Mariano Hernández, Antonio Suáres. Quince años después surge Carlos Graef. Son sus contemporáneos Nabor Carrillo, Alberto Barajas, Ernesto Rivera, Bruno Mascanzoni, Miguel Urquijo, y literatos y sociólogos como Octavio Paz, Fernando Benítez, Arturo Arnáiz, José Ityrriaga, Leopoldo Zea, Jorge Carrión.
Aunque estudian matemáticas superiores, Carrillo, Rivera, Mascanzoni y Urquijo no abandonan la ingeniería, a la que contribuyen de modo muy importante. Graef, que había iniciado la carrera de ingeniero petrolero con gran distinción, decide no continuarla para dedicarse profesionalmente a las matemáticas.
Para Sotero era la ciencia todavía un producto que llegaba de Europa, con algunas aportaciones de los americanos, pero muy distante todavía de Mexíco. Sotero murió sin sospechar que cinco años después de su muerte, en 1935, su discípulo Graef se doctoraría en el Instituto Tecnológico de Massachusetts con un trabajo de nivel internacional sobre las trayectorias periódicas de los rayos cósmicos. Este trabajo, en opinión del famoso topólogo Salomón Lefschetz, era notable por la manera tan original de atacar un problema de ecuaciones diferenciales en tres dimenciones, hasta donde él sabía, por primera vez. Un resultado principal, que todas las trayectorias periódicas cortan al ecuador magnético, quedó comprobado años mas tarde cuando se descubrieron las bandas de Van Allen, los cinturones mortales de rayos cósmicos que rodean a la Tierra, tn importantes para los astronautas.
Insisto: Los jóvenes estudiantes de la Facultad de Ciencias, que ahora ven como lo más natural la posibilidad de conectarse a la investigación internacional, no saben que esa seguridad se debe en buena parte a un joven "que parecía embarcarse entero en la gracia de cada hora", y que con risas escandalosas y trabajo inspirado y tenaz logró aclarar un poco más el misterio de las temibles partículas cargadas que nos bombardean sin descanso.
Ya desde mi clase de filosofía en la preparatoria sé que el núcleo profundo e íntimo de nuestra personalidad es un niño, "voluntarioso e indomesticable, que siempre espera lo absurdo", y que sólo lo que este niño desea nos satisface por completo. No se trata de una metáfora poética, sino de un hecho, del que casi nadie quiere hablar. Ocultamos esa expectación pueril de acontecimientos fantásticos que es el estímulo más poderoso de nuestra existencia. Esta imperiosa potencia del espíritu, que nos impulsa a realizar lo que aún no es, se transparenta en Graef excepcionalmente; da ahí esa impresión universal de muchacho travieso que siempre ha producido. Pues bien: nadie en México ha pensado más en serio que este hombre que parece tan poco serio. Fue el primero en alertar al gobierno para que con el uranio no se repitieran los mismos errores que con el petróleo. Actuó con gran sensatez y acierto cuando fue gobernador por México, del Organismo Internacional de Energía Atómica. Participó en la formulación de la Ley que creaba la comisión Nacional de Energía Nuclear. A él se debe, en México, el esfuerzo principal para transladar los fenómenos gravitorios del fiemamento al laboratorio. Como nadie ha impulsado los estudios de la gravitación en México. Cuando se redactó el Tratado de Tlatelolco, Alfonso García Robles se apoyó continuamente en los conocimientos y opiniones de Graef.
Fuete abundante de ideas, y de energía al parecer inagotable, la lista de tareas que ha realizado no indica sólo los cargos que por su vocación le correspondían, sino las responsabilidades que los demás le hemos impuesto por creerlo insustituible. Gogernantes, amigos y discípulos somos beneficiarios de su erudición, su talento y su alegría.
En las puertas de la percepción nos cuenta Huxley el efecto que le produjo tomar medio gramo de alcaloide alucinante disuelto en agua. Creía que por unos instantes, por lo menos, visitaría esos mundos estraños, para ellos tan familiares, que nos han descrito Blake o Swedenborg. Esperaba ver, con los ojos cerrados, inverosímiles geometrías de colores, o arquitecturas vertiginosas, torrentes de joyas, paisajes con figuras heróicas, o sentir que se aproximaba a la revelación definitiva y última. Pero no pasó nada de esto. El mundo al que fue transportado no era el de las visiones sorprendentes, sino el que ya existía allí afuera, el que se podía ver con los ojos abiertos. El gran cambio no ocurrió en el mundo sudjetivo, sino en el de los hechos objetivos. Una hora y media después de tomar la cápsula vió lo que debió ver Adán la mañana de su creación; el milagro, minuto, de la pura existencia. "¿Es agradable?" le preguntó alguien. "Ni agradable, ni desagradable". le contestó. "Simplemente es".
Algún lunes, cuando Graef nos contó el viaje que había hecho la víspera para conocer un pequeño pueblo, de cuyo nombre no puedo acordarme, en el que todavía sobrevivía una joya arquitectónica del siglo XVI, Nabor Carrillo no pudo contener una sonrisa. "¿Por qué suenan tan festivos algunos hechos cuando los narra Carlos?" me comentó. "Pues porque creo que Carlos logra abrir, para sus amigos, las puertas de la percepción"
Nace Graef el 25 de febrero de 1911 (Nabor tenía dos días) en Guanaceví, Durango, donde su padre trabajó un tiempo como ingeniero de minas. El mayor de tres hermanos, le siguen Hermann, un médico muy distinguido y Laura, una mujer muy inteligente. En México estudia en el Colegio Alemán, cuyos maestros lo califican como "ein mathematisches Talent". Pasa 1929 y 1930 en la Escuela Técnica Superior de Darmstadt, Alemania, y entra a la Escuela Nacional de Ingenieros en 1931. Llama la atención de Sotero Prieto, su maestro hasta 1935, año de la muerte de de Sotero. Se relaciona en ésta época con Alfonso Nápoles Gándara, Manuel Sandoval Vallarta, Mariano Hernández y Dirk Struik. Obtiene la beca Guggenheim en 1937 para estudiar en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, donde se doctora en 1940 con la tesis "Orbitas Periódicas en la Rotación Cósmica Primaria", propuesta por Manuel Sandoval Vallarta. Permanece algún tiempo en la Universidad de Harvard, donde se familiariza con muchos problemas astronómicos y trata a Luis Enrique Erro, quien le pide su colaboración para fundar el Observatorio Astrofísico de Tonantzintla. Casado en 1938 con Alicia Sánchez Castell, ha tenido tres hijos: Alicia, eminente doctora en medicina nuclear; Carolina, destacada abogada y Carlos, imaginativo ingeniero. Sus tareas aumentan vertiginosamente. Sucesivamente es director del Instituto de Física, de la Facultad de Ciencias, gobernador, por México del Organismo Internacional de Energía Atómica, asesor científico de la Comisión Nacional de Energía Nuclear, Jefe de la Sección Mexicana del Grupo de Estudios sobre Desalación de Agua de Mar, que formaron México y Estados Unidos. En fin, en el desarrollo científico de nuestro país ocupa un lugar excepcional.
Su presencia ha sido muy importante, a veces decisiva, para la creación de la Facultad de Ciencias, del Instituto de Matemáticas, de la Sociedad Matemática Mexicana, de la Sociedad Mexicana de Física, del Observatorio de Tonantzintla, del Laboratorio Van de Graaff de la Comición Nacional de Energía Nuclear, del Laboratorio de Ultracentrífugas; para la participación activa de México en el Organismo Internacional de Energía Atómica. Nadie más que él ha estado dispuesto siempre a contribuir con su inteligencia y su incalculable energía al progreso de nuestro país. Sólo Luz María Almanza, que las ha pasado a máquina tiene idea del caudal de palabras vertidas en conferencias, artícuos científicos, correspondencia con institutociones extranjeras, informes. Y en medio de esta actividad abrumadora se mantiene viva, desde que era estudiante, su obsesión por la fuerza más obvia, la más presente a todas horas en nuestra vidas. Bénefica y terrible, mantiene cañida a la Tierra la delgada capa de aire que ha hecho posible la vida humana, pero estrella aviones y empuja autos al abismo. Ha suscitado los deportes invernales, el tenis, el futbol, los saltos de caballo, y ha destruído muchos edificios durante los temblores. Da estabilidad a una galaxia, o amenaza con hacerl desaparecer en un agujero negro.
A pesar de Newton, Einstein y Birkhoff, el espectáculo de una manzana que cae sigue siendo tan misterioso como para nuestros abuelos de Cromagnon.
Creo que es sobre el problema de la gravitación que Graef ha realizado sus trabajos más importantes y sus enseñanzas han influído más en las nuevas generaciones. Por su distinción en este campo la Sociedad Matemática Americana lo invitó al Simposio sobre Orbitas, en 1957, en Nueva York, y se le otorgó el Premio Nacional de Ciencias 1970.
He hablado de los frutos que ha producido su asociación con Vallarta, Birkhoff, Carrillo, Erro, Viscaino Murray, García Robles, y de los beneficios que de su inteligencia hemos disfrutado todos sus amigos; pero solamente he insinuado algo que me parece esencial.
Lo que yo quiero decir es lo siguiente: que el hombre es un juguete en la mano de dios, y que eso, poder ser juego, es precisamente y en verdad lo mejor en él. Por lo tanto, todo el mundo, hombre o mujer, debería hacer de los más bellos juegos el verdadero contenido de su vida, contrariamente a la opinión que ahora domina. Juego, broma, cultura, afirmamos, es lo más serio para nosotros los hombres.
Las anteriores palabras me las hizo notar mi maestro de filosofía y las he recordado muchas veces. Se escribieron hace más de 2000 años y son nada menos que de Platón. Aparecen en el libro VII de las Leyes. Según el filósofo, el temple sentimental del alma culta es ese delicado equilibrio de seria travesura, parecido al que requiere la práctica de un deporte. Significa un esfuerzo, pero espontáneo y lujoso, que brota irresistible de las fuentes secretas e irracionales de la vitalidad.
La risa es una contribución humana al repertorio expresivo de los seres vivos. Es un elemento del lenguaje que todavía no reglamentan los gramáticos. Hay la risa burlona, la de despecho, la vengativa del que rié al último, la llena de gracia de los niños; laque las mujeres usan con frecuencia como arma irresistible.
En cuanto a la risa estrepitosa deCarlos Graef, creo que "en el rodar de sus carcajadas" descubriría Platón el eco de aquellas voces, que en su Academia, hablaban con pasión sobre geometría.
Para terminar le pido a Platón que me permita calumniarlo atribuyéndole esta sentencia:
El ignorante que confunde la palabra paideia (cultura) con la palabra paidía (jovialidad) a la postre tiene razón; pues las virtudes que esos vocablos designan se mezclan de tal manera en el hombre sabio que llegan a ser indistinguibles. Este adjetivo: sabio, debe usarse con mucha cautela. Significa: hecho de autenticidad y lucidez.
Comentarios.
"... Graef es una realidad tan compleja, que cualquier descripción lo simplificará excesivamente. Graef no es sólamente un diseño especial de ser humano, o una forma envidiable de inteligencia o ruidosa de la simpatía. Graef es una época... Graef significa un estilo de hacer ciencia, de devoción a la Universidad y a México..."
Dr. Alberto Barajas.
"Con su muerte pierde México uno de sus grandes maestros, investigadores y organizadores; pero son muchas las semillas que sembró y que continuarán lichando por engrandecer la Universidad y nuestro País, al que tanto quiso".
Dr. Fernando Alba.
"Decía Galileo que el mundo es un libro abierto; sólo que está escrito en caracteres matemáticos. Para el Dr. Graef era fácil leerlos y, además, cuando los describía se volvían luminosos."
Dr. Ariel Tejera.
Diálogo entre Alberte Einstein y Carlos Graef:
-" Oh, Graef ", dijo Einstein, " el fotón, si bien es un corpúsculo, no es como un guijarro que usted pueda arrojar por la ventana, Hay una gran diferencia entre mis fotones y las partículas de Newton".
- " Prof. Einstein", repuse, "el fluido de Birkhoff aunque es un líquido no puede beberse como Coca-Cola. Hay una enorme diferencia entre el fluído perfecto de Birkhoff y un líquido real ". En ese momento descubrí que nuestros puntos de vista eran irreconciliables.
Einstein se puso de pie y con un gesto de naturalidad me palmeó los hombros. "Graef", dijo amablemente, " Usted nació rebelde. Le deseo suerte. Hasta luego". Y me dio la mano afectuosamente.








CONTACTO

















Radical Acceptance

Radical Acceptance

Radical acceptance can be found in the "Distress Tolerance" module of Dr. Marsha Linehan's Dialectical Skills Training Manual. While this concept is not limited to Linehan’s DBT it is a cornerstone of her ground-breaking work especially in the treatment of those with Borderline Personality Disorder. It is included in a section entitled, "Basic Principles of Accepting Reality". In this section Linehan outlines the following:
"freedom from suffering requires ACCEPTANCE from deep within of what is. Let yourself go completely with what is. Let go of fighting reality. ("la libertad requiere la aceptación del sufrimiento de las profundidades de lo que es. Déjese llevar por completo con lo que está. Deja ir de la lucha contra la realidad.)

ACCEPTANCE is the only way out of hell.

Pain creates suffering only when you refuse to ACCEPT the pain.

Deciding to tolerate the moment is ACCEPTANCE.

ACCEPTANCE is acknowledging what is.
(Acknowledging -> reconociendo)
Aceptación es reconocer lo que es.

To ACCEPT something is not the same as judging it good."

One of the most troubling aspects of most mental illnesses and Borderline Personality Disorder specifically, as well as what results from trauma and sexual abuse and the like is a black and white, "all-good" or "all-bad" polarized way of thinking. Dialectical thinking systematically weighs contradictory facts or ideas with a view to the resolution of their real or apparent contradictions. Learning to see, understand and appreciate the very broad paradoxes life offers us more often than not and learning how to incorporate them into our thinking is a major difference between much mental illness and mental well-being. As we look to explore more about Radical Acceptance here it is helpful to begin firstly with some notion of paradox. For those who have a mental illness, a personality disorder, Borderline Personality Disorder, have been abused and so forth, it can be especially challenging to consider radically accepting what you may well, up to now, have simply been unable to even imagine tolerating.

"Radical Acceptance offers gentle wisdom and tender healing, a most excellent medicine for our unworthiness and longing. Breathe, soften, and let these compassionate teachings bless your heart." — Jack Kornfield, author of “A Path with Heart and After the Ecstasy, the Laundry” (see left to purchase this book)

"La aceptación radical ofrece suave y tierna sabiduría de curación, un excelente medicamento para la mayoría de indignidad y de nuestro anhelo. Respira, suavizar y dejar que estas enseñanzas compasivo bendiga tu corazón". - Jack Kornfield, autor de "un camino con corazón y Después del éxtasis, el Servicio de lavandería"

Radical Acceptance - The Pathway to Freedom
by A.J. Mahari
Whether you have a mental illness, personality disorder, Borderline Personality Disorder, love and care about someone who does, or whether you are stressed out, often anxious, or if you have been sexually abused or had a traumatic or even a merely difficult up-bringing (most have some wounds from childhood) or consider yourself to be healthy and just fine Radical Acceptance can and will enhance your overall quality of life and your spiritual experience in and of everyday life.z

Radical Acceptance requires that you change the direction that you allow your mind to go in. It requires that you accept that you have the ability to act with the power of choice and that most things we think and do are choices. Practicing acceptance, actually being accepting of whatever is, is a choice. It is a choice that brings with it emotional freedom. It is a choice that replaces chaos and suffering with manageable pain and in time, peace of mind.

Radical Acceptance practice allows us to unearth the very root causes of so much of our emotional angst and suffering.
Mindfull-> Atención
Radical Acceptance is a way of saying yes to each and every moment mindfully (Atención). If we can radically accept that we won’t always be accepted or liked by others and that life is full of challenges, for example, we can clear the pathway from the power of rejection and negative experience and/or thoughts and how we may have experienced them as severing our belonging. We can then make way for much more positive thoughts and feelings. Rejection or any other defined negative experience only has the power that we continue to give it. Radical Acceptance, in essence frees us up emotionally in reassuring ways that allow us to take back our personal power, or to not give it away to circumstance and whim anymore.
Practicing Radical Acceptance will, as Dr. Wayne Dyer, talks about in his book, Your Sacred Self” enable you to become more in tune with your “observer self”. It is from this “observer self” that one can begin to see things much more clearly. You can merely observe and accept whatever is. You don’t have to react to it. You don’t have to interpret it as “good” or “bad”. (HASTA AQUI COPIE), It can just be and so too can you just be. Just be with it, whatever, it is. Radically accept it. By doing so you will be exercising the power of your “observer self” and as a result you will be able to choose to stay in a calm and peaceful state no matter what emotions you are observing and/or feeling. Your “observer self” does not do anything with the emotions that you feel or that are at hand. They are just observed as existing. No more and no less.
Literally, using radical acceptance, through your “observer self” will gift you with the true “power of now” (Eckhart Tolle). The power of now is the inherent reality that willfully we can experience whatever the now has to offer us through observing and radically accepting without interpreting or taking any action whatsoever. This is freeing.
In Your Sacred Self Dr. Wayne Dyer says, "The little three-letter word ego has had various meanings applied to it...there are many misinterpretations of the word ego...I look upon the ego as nothing more than an idea that each of us has about ourselves. That is, the ego is only an illusion, but a very influential one...The ego is a mental, invisible, formless, boundaryless idea. It is nothing more than the idea you have of your self -- your body/mind/soul self. Ego as a think is non-existent. It is an illusion. Entertaining that illusion can prevent you from knowing your true self."




As I have written in my up-coming ebook, (Coming Very Soon) The Shadows and Echoes of Self: The Essential Journey of Reclamation, "Your true self awaits your mindful radical acceptance of things, thoughts, feelings, people, and events in your life. Your true self awaits your warm nurturing loving kindness, your forgiveness, your attention to his/her woundedness and pain. It is in these precious new moments of radical acceptance that the true self begins to slowly re-awaken from a trauma-induced slumber of denial and bullying abandonment through one's own pain by his/her false self. That knock on the door of your soul is your spirited inner-child, authenticity personified clamoring to get your attention that he/she might have, finally, his/her wounded unmet needs satiated" (A.J. Mahari)
Learning about, reading about, and then beginning to practice Radical Acceptance is a crucial aspect of learning to find, know, and continue to develop your authentic self. Radical Acceptance, in my experience is like a pause button on a VCR, it gives you time to experience things that you otherwise wouldn't. These experiences over time begin to be life-changing. These new experiences, even seconds at a time will open small new windows for any and all who have become enslaved to the repetitive and self-defeating worry thoughts and cognitively-distorted beliefs of his/her false self.
There is an inherent reality in each now that is missed and lost if we aren't radically accepting what is in each unfolding present moment. Ekhart Tolle, in his book, The Power of Now says, "Instead of 'watching the thinker' you can also create a gap in the mind stream simply by directing the focus of your attention into the Now. Just become intensely conscious of the present moment. This is a deeply satisfying thing to do. In this way, you draw consciousness away from mind activity and create a gap of no-mind in which you are highly alert and aware but not thinking. This is the essence of meditation...The single most vital step on your journey toward enlightenment is this: learn to disidentify from your mind. Every time you create a gap in the stream of the mind, the light of your consciousness grows stronger."
It is important to not have your sense of self dependant upon the content of your mind. Living merely at the whim of each and every thought denies your soul room to be and to breathe. We are much more than our minds. In fact, as Tolle points out in his book, The Power of Now our minds our tools that we have at our disposal for specific tasks. Like any tool, a drill or a screwdriver, which we put away after we are finished using it for a specific task, we also need to lay down our minds from time to time. We no longer merely think, in this day and age, but we are actually more often than not, addicted to thinking and to processing information. We are addicted to thinking as a means of escape and also because we have identified ourselves with our thinking. We are much more than we think. This ghost-self that is addicted to thinking is the ego. To the ego, of which the false self is king, the present moment rarely exists.
The more you practice Radical Acceptance and allow the space of observation to permeate your experience the more you will learn to lay down your mind. This makes room for you to get in touch with a much more profound aspect of self - your true self, in all its authenticity which is the spiritual aspect of who you are -- your soul.
If we are able to be fully present through radically accepting what is observing things such as our inner-body, our thoughts and feelings, events around us, surrender from a place of loving kindness and forgiveness and understanding and be a witness to the unmanifested of each moment we will be open to the ever-transforming reality of the power of now.
Radical acceptance means that we have to consciously choose to be aware in and of each and every moment. We need to be willing to choose to accept what is. Willing to surrender our wilfullness. Wilfullness is what often leads us to choose to deny what is and fight it with illogical thoughts, worry, anxiety and the like. It is not a fight that we often win really. Not accepting what is causes a tremendous amount of anxiety and worry and traps you in your suffering. Even if we have pain, accepting it and not fighting it can keep our pain from turning into suffering. There is a difference between pain and suffering.
Most of us don’t realize how much of our thinking is narrow, black and white, at times, and also very repetitive. Not to mention, often, negative and protective, often without cause. These kinds of thought patterns are always destined to give us similar feelings. Feelings that create anxiety and worry and leave us fearful and even angry. Feelings that, if acted upon, often produce very unwanted impulsive self-defeating and regrettable behaviour.




So much of what can be ruminated about and dwelt upon is what produces most of the anxiety and worry that many are suffering with and from. You can choose to stop it. You really can. By staying in the moment, being mindful, and radically accepting whatever is you can eliminate the ruminating and the need to worry and react in anxiety-producing ways. So much worry and anxiety originates with "what-if" thoughts or thoughts that build each feeling into a catastrophe of sorts usually with very dramatic reaction. If you make a choice to accept what is in the unfolding moment, mindfully, one moment at a time you can spare yourself the suffering from these cognitively-distorted anxiety-producing thoughts.
Radical acceptance does provide emotional freedom. It does this by freeing up our minds long enough with new information and possibility that we see that ruminating, dwelling on thoughts and worrying about things past or future robs us totally of every here and now unfolding present moment.
Life lived mindfully, with radical acceptance of all that is in each and every unfolding here and now moment is manageable and transforms endless suffering into manageable pain and in time, into a greater more stable and consistent peace of mind.
When you radically accept something as being just as it is, no matter how initially undesirable the thought, emotion, or reality might be, you are freeing yourself to be able to, over time, cope much more effectively because you will be at the root of what actually is and not responding to how things appear to be or how you wish things were.
It is very important to work at tolerating the thoughts and feelings that you may have, for so long, felt very adverse to. Radically accepting them gives you an opportunity to get to know them in a new and more productive and manageable way. You will come to gain more insight into how you think and how that leaves you feeling by accepting what is and allowing yourself to equally accept how what is really feels without trying to deny it, push it away, mask it and/or escape from it. (MEQUEDE AQUI)
Radical Acceptance unleashes our potential to experience the power of each and every now. It gives us an wonderful opportunity to experience more of what is, as it is and to learn to not react to anything and everything out of faulty thinking or faulty interpretations.
Whether you have a mental illness, personality disorder, Borderline Personality Disorder, love and care about someone who does, or whether you are stressed out, often anxious, or if you have been sexually abused or had a traumatic or even a merely difficult up-bringing (most have some wounds from childhood) or consider yourself to be healthy and just fine Radical Acceptance can and will enhance your overall quality of life and your spiritual experience in and of everyday life.

© Ms. A.J. Mahari January 16, 2006

Learn more about Linehan's Radical Acceptance Distress Tolerance Module PDF Format

Borderline Personality Disorder Radical Acceptance and Borderline Personality Disorder
PDF
Print
E-mail
131
  •  
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
(2 votes, average 3.50 out of 5)
Written by A.J. Mahari   
Monday, 02 February 2009 09:33
Borderline Personality Disorder is a formidable personality disorder. It is a complex and multifaceted mental illness that negatively impacts efforts to build relationships. In fact, if anything, the issues that those diagnosed with BPD have, often make relationships next to impossible to manage in any way that is constructive and age-appropriate.
Dr. Marsha Linehan pioneered one of the most popular therapies for the treatment of BPD called Dialectical Skills Training (DBT) One of the central principles of DBT, housed within the Distress Tolerance Module of Linehan's Skills Training is Radical Acceptance.
Radical Acceptance has its roots in ancient Buddhist philosophy. As it is applied by Linehan in her DBT skills training it denotes the choice that can be made by those with BPD to be "willing" as opposed to "willful". Most borderlines, at some point or other, find themselves in what are referred to as unregulated moods in which they are not able to effectively manage their emotions. This is, in fact, an example of willfulness.
When one is willful, one is rigid and not flexible. Most borderlines are willful because they lack the emotional maturity to flow with things as they unfold, particularly relationally. Borderline willfulness has become second nature due to years of protecting and defending against pain and anxiety from within and largely is the result of the very elaborate defense mechanisms required just to feel as if one isn't about to die or cease to exist.
Willfulness frontera se ha convertido en una segunda naturaleza debido a los años de protección y defensa contra el dolor y la ansiedad desde dentro y en gran medida es el resultado de la elaboración de mecanismos de defensa necesarios simplemente para sentirse como si uno no está a punto de morir o dejar de existir.
ya que la madurez emocional para fluir con las cosas tal y como se desarrollan, en particular relacionalmente.
Emotions overwhelm borderlines. Most with BPD feel the need to defend against emotional pain, the roots of which, or cause of which, for most is hidden deep within their unconscious and is often not even a small part of their conscious awareness - or it it is it is more often than not dissociated from because again, it brings with it too much pain. Pain, that for those with BPD, feels like it is an outside force, a monster that lurks in the dark recesses of their minds just waiting to get them, so to speak. Borderlines' emotions feel more like they are coming from outside of self because they are often, in fact, repetition compulsions of the original core wound of abandonment - mounting discomfort, pain, stress, distress, terror, and unmet needs that were experienced at a very young age and that did not meet with nurture or were not soothed.
These are the well-worn neuronal tracks of borderline abandonment fear and abandonment depression that leave the borderline feeling out of control, helpless, and in need of rescue. The very rescue that he/she needed as a young child, didn't get. These needs and the reactions to them of those with BPD persist and repeat as ingrained life schemas well into chronological adulthood. They become automatic responses that the borderline has very willful and protective responses to.
Learning the stance of willingness required to practice Linehan's Distress Tolerance skills can and does produce incredible change over time when practiced. Adopting a willing attitude of radical acceptance creates change because one learns how to stop the whirlwind cycle of borderline emotional dysregulation. A dysregulation that is not only very emotionally painful but also keeps those with BPD from being able to get to know the authentic self that was lost to the narcissistic injury of the core wound of abandonment suffered or perceived by the borderline in the very early stages of psychological development, usually before 2 years of age.
As I address in my 2 ebook series, Understanding Borderline Personality - The Impact of the Core Wound of Abandonment - The Lost Self and The Rock and a Hard Place in BPD those with BPD will remain stuck, trapped in distorted thoughts loops and impulsive and damaging behaviour unless and until they can radically accept where they are right now and what has happened in the past. Radically accept the past in a way that ceases judging it so that one can then begin to come to the realization of how his or her unresolved core wound of abandonment has created and continued to perpetuate an attitude that is not only willful but that is rigid and steeped in negativity, doubt, lack of trust, and a lack of hope - all of which perpetuate the pain and suffering that is Borderline Personality Disorder
Radical Acceptance can also play an important role for those who are non borderline but have a family member or partner or ex-partner with BPD as I outline in my ebook, The Other Side of BPD - Mindfulness and Radical Acceptance For the Non Borderline - Non-Borderlines can free themselves emotionally from the chaotic and painful roller coaster ride of loving (or having loved) someone with Borderline Personality Disorder.
Radical acceptance is the vehicle of transition between knee-jerk protective reactions that further borderline suffering and the borderline's learning how to begin to tolerate some emotional distress that over time comes to be dreaded less, feared less, and then reacted to less.
The Radical Acceptance of DBT, when practiced, helps the borderline develop the core skills necessary to build emotional mastery and turn what has been unbearable and unmanageable suffering into manageable pain. Manageable pain when it is faced, and is no longer abandoned pain is the juncture at which a new foundation of self understanding can begin to be formed that is necessary for recovery to be a possibility.
© A.J. Mahari 2007